beware-the-fangirls
  • *hears noises at night*: well this is it this is the end for me I had a good life
  • *gets shampoo in my eyes*: I guess I'm blind now how am I ever going to see my first born child
  • *heart is beating fast*: I think I am having a heart attack is this what cardiac arrest is
  • *a cop walks by*: here I go about to get arrested I probably murdered someone
  • *taking a test*: don't take your eyes off of this paper you will get caught cheating and get kicked out of school and amount to nothing
  • *gets a sunburn*: great now I have skin cancer how will I tell my parents
  • *tripping over something*: I guess my leg will have to be amputated why did this happen to me
  • *period is late*: shit i'm pregnant i'm the next virgin mary
fandomandfangirlworld

whovian-all-over:

ohyousillypotato:

And here we can see the Blogger in her natural habitat.

image

The blogger is a shy, docile creature…

image

… that prefers the darkness…

image

… and tends to be wary of the outside world.

image

The Blogger rarely sleeps, and when it does, it does so in seemingly random places.image

We have attempted to understand the dietary habits of the Blogger…

image

… but to no avail.

image

I am so glad this is back

fucking-ugly-eyes
fucking-ugly-eyes:

spainonymous:

No hables con tu hija sobre su cuerpo, salvo para enseñarle cómo funciona. No le digas nada si ha perdido peso. No le digas nada si ha subido de peso. Si crees que el cuerpo de tu hija se ve genial, no lo digas. He aquí algunas cosas que puedes decirle en su lugar:"¡Te ves muy saludable!", es una muy buena opción.¿O qué tal: “Te ves muy fuerte”?. O: “Se nota que eres feliz eres: brillas”. Mejor aún: halaga algo en ella que no tenga nada que ver con su cuerpo.Tampoco hagas comentarios sobre el cuerpo de otras mujeres. No. Ni uno solo; ni positivo ni negativo. Enséñale a ser amable con los otros, pero también a ser amable consigo misma.No te atrevas a hablar sobre cuánto odias tu cuerpo frente a tu hija, o a hablar sobre tu nueva dieta. Mejor aún, no hagas dieta frente a tu hija. Compra comida saludable. Prepara comidas saludables. Pero no digas “por ahora no estoy comiendo carbohidratos”. Tu hija no debe de pensar que los carbohidratos son malos, porque sentir vergüenza por lo que comes solo se traduce en sentir vergüenza de ti misma.Anima a tu hija a correr porque eso la hace sentirse menos estresada. Anímala a subir montañas porque no hay ningún lugar mejor para explorar su espiritualidad que la cima del universo. Anímala a surfear, a escalar paredes o a andar en bicicleta de montaña porque la atemoriza, y eso a veces es algo bueno.Ayuda a tu hija a amar el fútbol, a remar o el hockey, porque los deportes hacen de ella una mejor líder y una mujer más segura de sí misma. Explícale que no importa qué edad tenga, nunca dejará de necesitar saber jugar bien en equipo. Nunca le hagas jugar o practicar un deporte que no adore por completo.Demuéstrale que las mujeres no necesitan de un hombre para mover muebles. Enséñale a cocinar. Herédale la receta de tu mamá de ese pastel de café de Navidad. Herédale tu amor por pasar tiempo al aire libre.Quizá tú y tu hija tengan muslos gruesos o una caja torácica ancha. Es fácil odiar estas partes del cuerpo tan lejos de la talla cero. No lo hagas. Dile a tu hija que, si quiere, con sus piernas puede correr un maratón, y que su tórax no es otra cosa que un buen estuche para cargar unos pulmones fuertes. Puede gritar, puede cantar y puede levantar el mundo, si quiere.*Recuérdale a tu hija que lo mejor que puede hacer con su cuerpo es usarlo para mover su hermosa alma.*(Texto de “Educación Montessori” -Vía Noe Alegre-Foto vía “STOP Gordofobia”)

Esto de verdad me saco lagrimas por que se que se siente que tu mamá ande ‘criticando’ a la gente gorda; por ejemplo el otro día estábamos viendo fotos de mi prima pequeña de 9 años y ella solo decía cosas como “Mira esta mas gordita, mas rellenita que antes”, yo me moleste y le empeze a decir que solo es una niña de 9 años, que no debería preocuparse de su físico ni de su pelo, solo deberia preocuparse por jugar y divertirse por que no es lindo torturarse dia a dia en el espejo pensando como mierda aplanas ese estomago de porqueria y el por que te ves como una vaca amorfa.

fucking-ugly-eyes:

spainonymous:

No hables con tu hija sobre su cuerpo, salvo para enseñarle cómo funciona. No le digas nada si ha perdido peso. No le digas nada si ha subido de peso. Si crees que el cuerpo de tu hija se ve genial, no lo digas. He aquí algunas cosas que puedes decirle en su lugar:
"¡Te ves muy saludable!", es una muy buena opción.
¿O qué tal: “Te ves muy fuerte”?. O: “Se nota que eres feliz eres: brillas”. Mejor aún: halaga algo en ella que no tenga nada que ver con su cuerpo.
Tampoco hagas comentarios sobre el cuerpo de otras mujeres. No. Ni uno solo; ni positivo ni negativo. Enséñale a ser amable con los otros, pero también a ser amable consigo misma.
No te atrevas a hablar sobre cuánto odias tu cuerpo frente a tu hija, o a hablar sobre tu nueva dieta. Mejor aún, no hagas dieta frente a tu hija. Compra comida saludable. Prepara comidas saludables. Pero no digas “por ahora no estoy comiendo carbohidratos”. Tu hija no debe de pensar que los carbohidratos son malos, porque sentir vergüenza por lo que comes solo se traduce en sentir vergüenza de ti misma.
Anima a tu hija a correr porque eso la hace sentirse menos estresada. Anímala a subir montañas porque no hay ningún lugar mejor para explorar su espiritualidad que la cima del universo. Anímala a surfear, a escalar paredes o a andar en bicicleta de montaña porque la atemoriza, y eso a veces es algo bueno.
Ayuda a tu hija a amar el fútbol, a remar o el hockey, porque los deportes hacen de ella una mejor líder y una mujer más segura de sí misma. Explícale que no importa qué edad tenga, nunca dejará de necesitar saber jugar bien en equipo. Nunca le hagas jugar o practicar un deporte que no adore por completo.
Demuéstrale que las mujeres no necesitan de un hombre para mover muebles. Enséñale a cocinar. Herédale la receta de tu mamá de ese pastel de café de Navidad. Herédale tu amor por pasar tiempo al aire libre.
Quizá tú y tu hija tengan muslos gruesos o una caja torácica ancha. Es fácil odiar estas partes del cuerpo tan lejos de la talla cero. No lo hagas. Dile a tu hija que, si quiere, con sus piernas puede correr un maratón, y que su tórax no es otra cosa que un buen estuche para cargar unos pulmones fuertes. Puede gritar, puede cantar y puede levantar el mundo, si quiere.
*Recuérdale a tu hija que lo mejor que puede hacer con su cuerpo es usarlo para mover su hermosa alma.*

(Texto de “Educación Montessori” -Vía Noe Alegre-
Foto vía “STOP Gordofobia”)

Esto de verdad me saco lagrimas por que se que se siente que tu mamá ande ‘criticando’ a la gente gorda; por ejemplo el otro día estábamos viendo fotos de mi prima pequeña de 9 años y ella solo decía cosas como “Mira esta mas gordita, mas rellenita que antes”, yo me moleste y le empeze a decir que solo es una niña de 9 años, que no debería preocuparse de su físico ni de su pelo, solo deberia preocuparse por jugar y divertirse por que no es lindo torturarse dia a dia en el espejo pensando como mierda aplanas ese estomago de porqueria y el por que te ves como una vaca amorfa.